Suma Recursos Humanos

Suma Recursos Humanos

El estrés laboral es una de las enfermedades más habituales en nuestra sociedad, sobre todo en esta época de cierre de actividades profesionales y personales: los tiempos se acortan, el ritmo de trabajo se incrementa, las tareas proliferan y nuestro cuerpo y mente no escapan a este fenómeno. En consecuencia, surgen trastornos físicos, psicológicos y emocionales que pueden evitarse con voluntad y un cambio de actitud.

Te dejamos algunos consejos para que apliques y te sientas cada vez mejor.

1. Ser ordenado: planificar la jornada laboral, pensar y anticipar necesidades disminuye las situaciones de emergencia, que son la fuente más frecuente de tensiones.

2. Evitar sobrecargarse de tareas y responsabilidades: pedir ayuda cuando es necesario, mantener una comunicación fluida y buenas relaciones sociales con tus compañeros genera un ambiente de trabajo saludable y ameno en el cual desarrollar tus actividades.

3. Practicar deportes: hacer ejercicios frecuentemente permite liberar endorfinas, una hormona que combate naturalmente el estrés y ayuda a reposar mejor por las noches.

4. Dormir entre 7 y 8 horas diarias: respetar el descanso y darle al cuerpo tiempo necesario para su recuperación es fundamental. La acción reparadora del sueño es innegable y ayuda a aumentar los niveles de energía. Además, tomarse respiros cortos y espaciados durante la jornada laboral despeja la mente y aumenta el rendimiento. Igualmente, el cambio de postura ayuda a prevenir contracturas y malestares.

5. Mantener una dieta balanceada y saludable: comer 5 veces al día evita acumular toxinas en el cuerpo. Para ello, es conveniente ingerir frutas y verduras que aportan vitaminas, minerales, proteínas y fibras que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. También es aconsejable dejar de fumar, ya que, al contrario de lo que se piensa, no es un hábito relajante sino estimulante que disminuye la concentración de oxígeno en sangre.

6. Respetar el tiempo de esparcimiento: es fundamental tener horarios de trabajo razonables. Comunicarse con familiares y amigos, desconectarse de la jornada laboral y realizar actividades recreativas ayuda a mantener la mente relajada e impide la sensación de aislamiento del ámbito extra profesional.

7. Usar técnicas de relajación en momentos críticos: practicar Yoga, Tai Chi o simplemente respirar profundamente colabora con el funcionamiento del sistema cardiovascular, los latidos disminuyen y se calma la ansiedad.

Categoria: Sin categoría

Deja un comentario