Suma Recursos Humanos

Suma Recursos Humanos

Conseguir que los empleados de la empresa adquieran constancia y hábito para trabajar no siempre es una tarea fácil. La procedencia de los miembros de la empresa es diversa y cada uno trae consigo una historia laboral diferente.

En algunos casos, las personas de más de 40 años traen experiencia en distintos ámbitos y conocen diversas situaciones: pueden haber atravesado un despido, haber pasado mucho tiempo sin conseguir trabajo o haber concurrido a un sitio con malas condiciones laborales. En cualquiera de los casos, este bagaje previo los desmotiva y hace más difícil que se acostumbren a un nuevo ritmo propuesto.

En el otro extremo se encuentran los más jóvenes, estudiantes universitarios o personas recién recibidas que viven su primera experiencia de trabajo. En este caso los problemas son otros: muchos no se acostumbran a cumplir un horario fijo, otros no comprenden cabalmente la responsabilidad que tienen a cargo y hay quienes no terminan de asumir el compromiso y dejan sus posiciones al poco tiempo de haber comenzado.

Para minimizar estas problemáticas se pueden implementar algunas acciones que colaborarán para mantener una buena cultura del trabajo en la empresa:

Mantener un buen clima laboral: si las personas se sienten a gusto cuando llegan a sus puestos de trabajo, tienen todos los elementos necesarios, se respetan sus derechos y se otorgan beneficios motivacionales, es más probable que se comprometan con sus tareas y con la empresa.

Demostrar la importancia del trabajo: cada empleado tiene un rol fundamental en el proceso de la empresa; de lo contrario, no estaría allí. Es importante hacerles saber que su trabajo es verdaderamente importante y que sin su aporte diario los procesos de producción de la compañía se harían más difíciles.

Concientizar sobre el trabajo en general: conseguir un empleo hoy en día no es fácil, por lo que nadie se puede dar el gusto de descuidarlo. Una buena iniciativa es organizar charlas con los empleados para que consideren al trabajo como una actividad que dignifica y que los completa como personas, y no como una carga.

Recibir retroalimentación: además de otorgar información y motivar permanentemente, la empresa también debe tomarse el tiempo de escuchar. Es clave recibir a los empleados periódicamente para atender a sus necesidades, conocer sus inquietudes y abrirse a nuevas posibilidades.

Ser permeables a los cambios: en muchas empresas la cultura del trabajo se pierde porque los empleos son monótonos durante muchos años. En los tiempos que corren es imposible que una persona realice una tarea durante demasiado tiempo seguido. Se deben generar cambios internos para que haya rotación y para que se modifiquen las descripciones de puestos a medida que pasan los años.

Estas son solo algunas recomendaciones que se pueden aplicar para conservar la cultura del trabajo en la compañía y mantener satisfechos a los empleados.

Categoria: Sin categoría

Deja un comentario